Con la actitud de querer ser fieles al Dios de Jesucristo, que con mirada amorosa, presta atención a las necesidades de su pueblo, escucha sus clamores y dispone todas las cosas para su liberación, queremos mirar la realidad de los pueblos del continente latinoamericano, especialmente del pueblo joven, para escuchar sus gritos, reconocer y comprender sus situaciones de exclusión y hacer lo que sea posible para que con la ayuda del Espíritu se haga posible la salvación para conocer la realidad hay que encarnarse en el mundo de los jóvenes, teniendo contacto directo, que nos permite ver, oír y emocionarse con sus vidas y con sus signos. Conocer la realidad de los jóvenes desde la perspectiva de Jesús exige establecer una relación de intimidad, dialogar e interactuar con ellos, solo así será posible conocer sus verdaderos gozos y amarguras.

 

Al mirar la realidad de América latina y la realidad de los jóvenes, en ella se siente el llamado al mismo compromiso apasionado de Jesús que se constituyen en signos de vida. Santo Domingo ha confirmado tanto para la pedagogía, tanto para la metodología de la pastoral juvenil, caminos que parten de la vida, de la experiencia y de la realidad. (S.D. 119).

 

El gran desafío de la P. Juvenil, es mirar el contexto social, económico, político, cultural y religioso, no de una manera fragmentaria, sino en forma global (P. 15). Esto no es fácil pero si se puede intentar conocer lo mejor posible la realidad, en la que hay que intervenir para acertar en los diagnósticos y elegir las mejores alternativas de acción pastoral.

 

Objetivo.

Que los jóvenes de nuestra arquidiócesis tengan un encuentro personal con Jesucristo vivo, siendo discípulos misioneros desde sus familias que con identidad y proyecto de vida definido, sean lideres que logren protagonizar la transformación de nuestra sociedad.

 

Objetivos Especificos

  • Objetivos Específicos desde las ciencias sociales:
  1. Una Pastoral Juvenil que reconoce al joven en su diversidad como sujeto activo con dignidad, constructor de su propia historia, que a partir de ahí sale a su encuentro, lo acoge y lo acompaña a construir su proyecto de vida y a ser agente de cambio en la sociedad.
  2. La pastoral juvenil promueve la dignidad de los y las jóvenes en su realidad social, defiende la vida y los reconoce como sujetos de derechos para ayudarlo en el proceso de construcción de su identidad.
  3. El encuentro con Cristo y la vivencia comunitaria posibilitan al joven en sus diversas expresiones y realidades ser protagonistas de la transformación familiar, eclesial y social.

 

  • Objetivos Específicos desde las sagradas escrituras y aparecida:
  1. Una Pastoral Juvenil que consciente de estar inserta en la realidad juvenil, camina con los jóvenes, los acompaña a un encuentro personal y fascinante con Cristo y a la luz del evangelio lo anima en su compromiso comunitario y transformador por el Reino como discípulo misionero que opta por los pobres.

 

  • Objetivos Específicos desde el recorrido de la PJ:

La pastoral juvenil orgánica como acción transformadora que acoge y valora el proceso histórico y lo discierne en el contexto actual a la luz del Evangelio, dando continuidad con las opciones pedagógicas donde los jóvenes tenemos el protagonismo (autonomía) para construir nuestro proyecto de vida de forma dinámica y procesual haciendo realidad la Civilización del Amor.

Desafios.

 

 

 

 

 

 

Agradeceremos tus comentarios en el apartado de "Contactanos" Gracias.

 

Síguenos en ...